Barcos, yates y veleros

Guía náutica. Alquiler y compra-venta de veleros, yates y otros barcos de lujo

Barcos de la Jet-Set norteamericana sin control y a la deriva

 

jet-set-barcos-yates-veleros.jpg

 

Parece que los tiempos de crisis han llegado a todos los estratos sociales, y tanto la gente de la calle como los multimillonarios tienen que recortar caprichos y cambiar algunos hábitos de vida quizá demasiado costosos a veces. Eso es lo que está sucediendo en los Estados Unidos con los barcos de la Jet-Set. Estas embarcaciones necesitan unos mantenimientos básicos, tales como los gastos ocasionados por el alquiler de un muelle, la puesta a punto, la gasolina que consume; en fin, una suma de necesidades que producen un elevado desembolso económico y que hace que muchas veces resulte insoportable continuar siendo propietarios de un barco, un yate o un velero, y más en los tiempos de crisis mundial y de necesidad de ahorro que corremos.
Cuando se dan este tipo de situaciones, ocurre lo que en estos momentos sucede en los Estados Unidos. Y es que la Jet-Set norteamericana está soltando amarras a sus embarcaciones y dejándolas a su suerte, haciendo que resulte hasta cierto punto frecuente encontrar en cualquiera de sus costas bañadas por el Pacífico y el Atlántico algún barco de recreo a la deriva. Toda esta situación ha provocado bastantes quejas entre organismos norteamericanos relacionados con el medioambiente y la seguridad marina, tachando de verdaderos vertederos las aguas de la zona. Incluso varias administraciones, ante tal situación, se han visto obligadas a crear leyes al respecto que controlarán este tipo de prácticas e incluso perseguirán a aquellos propietarios, a los que ya comienzan a calificarlos de delincuentes por esta actitud.

Leer más

Un carguero llega al puerto de Valencia con una ballena enganchada en la proa

La noticia extraña del día. Un portacontenedores de más de 300 metros arribó en la madrugada del domingo al puerto de Valencia con una ballena de 20 metros de longitud enganchada en su proa con un corte de grandes dimensiones en la zona del vientre. Por el momento, y a la espera de que un biólogo examine al cetáceo, se desconoce si murió antes o después de chocar con el buque que cubría el trayecto entre Singapur y Valencia.

En realidad no es la primera vez que pasa algo así, aunque con barcos cada vez de más tonelaje es fácil que vuelva a ocurrir de nuevo.

Fuente: La verdad de Murcia

Leer más